domingo, 15 de junio de 2008

Jueves, viernes, sábado y domingo.

Aparentemente queridas lectoras, amables lectores; este Lobo ha estado un poco alejado de este espacio. Nada más cierto que eso. Sin embargo no he estado ocioso, simplemente no había logrado concretar las ideas para hacer de este sitio algo más divertido.
¿empezamos de atras para adelante o de adelante hacia atrás?

Jueves:
Mañana: Tranquila, acudí tempranito para el festival del día del Papá con mi Cachorrito. Me cantó "Las mañanitas". "Papacito lindo", "Hoy tengo que decirte Papá", "Papito querido" y "Como mí Papá", después jugamos canicas, perinola, avión y doña blanca; para posteriormente almorzar una taquiza preparada por las Mamás. Muy contento, con un constante nudo en la garganta y emocionado de estar con mi hijo.
Terde: Comimos tacos de birria. El lobito se comió cuatro sin rechistar y le compré unas canicas, más tarde llevé a mi Filhotinho con su Mamá y me dirigí al Centro, dónde unas horas más tarde conocería a la Meastra Mónica Lavín.
Noche: Una plática interesante sobre el trabajo de escribir a cargo de la Maestra Lavín. Aunque llegué tarde, Angie me tenía apartado un lugar. Después de la charla, le pedí que me dedicara unas palabras en uno de sus cuentos. Salí contento y con dos copas de Concha y Toro entre pecho y espalda un autógrafo y muy satisfecho.

Viernes:
Mañana: Fui al centro nuevamente; esta vez a comprar unos libros para vender. Caminando con la alegría de quien visita, la alegría del turista. Compré para su servidor y amigo "Dos crímenes", "Las muertas" y "Los pasos de López" del Maese Ibargüengoitia. Un poco más que Felipillo y con ténis llegué con hambre a casa.
Tarde: X
Noche: Fui con mi primo migue al Romeo & Juliet de Insurgentes. Ahí mi hermano Huguito celebraba su cambio de Agencia. Canté, bailé, tomé Wodka con energy drink y jugo de naranja. Extrañé.
Madrugada: No recuerdo (bueno sí, un poco tal vez) cómo terminamos en un Table Dance mi primo, el Pájaro su cuate (sin albur) y su servilleta. Las mujeres muy solícitas conmigo hasta que se enteraban que no tenía dinero. Nunca me ha gustado desperdiciar mí dinero en esos lugares y prefiero ir de gorra. Me tomé dos cervezas y unas horas más tarde pasaría por mi cachorrito. Llegué a ésta, su casa a las 6 a.m.

Sábado:
Mañana: Desvelado como estaba fui por mi Lobezno, regresamos a casa y su tío Hugo le dio un regalo especial; se trata de un disfraz de Iron Man que por supuesto no se quitó en todo el fin de semana. Al momento de irse disfrazando se quedó muy quietecito a la orilla de la cama, veía la ropa color guinda con vivos dorados; completamente emocionado me dijo - está muy bonito ¿verdad Papá? El brillo de sus ojos y la tranquilidad y emoción en su voz me hicieron sonreír y contener un nudo (otro más) en la garganta.
Tarde: Preparamos carnes asadas en el balcón del cuarto de mi Jefecita Chula. Encendí el carbón y me dedique al asador. Me encanta preparar carnes. Comimos muy agusto. Vimos unas cuantas películas. Paquito y su prima jugaron a los héroes.
Noche: Muy cansado pero con el corazón alegre vimos "Las crónicas de Spiderwick" después me llevé a mi cachorrito a dormir. Comencé a leer "Las muertas" libro basado en las famosas "Poquianchis". El sueño me venció.

Domingo:
Mañana: Desperté con las mañanitas cantadas por mi Lobito, le preparé de desayunar a él y a su prima. Ambos ya tenían sus disfraces puestos; el de ella es de Super Girl. Recibí muchos mensajes deseándome un felíz día del Padre. Gracias a todos ustedes quienes se tomaron la molestia de acordarse de este Papá Lobo (afortunadamente mencionar a estas bellas personas me llevaría gran parte de este post. Así que ustedes saben quienes fueron y que tienen mis bendiciones y mi más completo agadecimiento).
Tarde: Fuimos a ver "Hulk" mí hermano Hugo al borde de un colapso nervioso por los comentarios de los niños durante la película. Yo encabronado por el encabronamiento de él. Sí ya sabe que esto pasa siempre que uno lleva a niños al cine. Nos gustó la pelí. Los encabronamientos se disiparon.
Volvimos a comer carne asada; llegaron mis primos y mi tío Miguel Ángel con su niña; Fer llegó después. Comí como náufrago. Más tarde llevé al Lobín con su mamá a casa de sus tíos.
Noche: Jugamos Rock Band en el PS3. Acabamos a las doce más o menos.

Así fue el fin de semana. Espero no haberlos aburrido. Mi boca dibuja una sonrisa al recordar estos días tan bellos (en cualquier momento aparecerán florecillas y animalitos silvestres a mi alrededor) Extrañé a mi Papá. Le dejé mensaje en su celular, tanto de texto como de voz. Este año no lo felicité como hubiera querido. Este año tampoco él me llamó.

Les dejo una semana maravillosa. Que la alegría palpite en sus corazones al fin que sólo hay un Lunes en la semana.
Aullidos y besos para ustedes.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

........

;) es bueno darle placer a la mirada jeje... con respecto a eso de que las mujeres huyen cuando no ven plata me hizo reir.

Un fin de semana bastante placentero diria yo...
....

Kix dijo...

Jajaja!! Tu comment en mi bló me mató, mi querido Lobaxo!! Jajaja!!

Anónimo dijo...

.....

Pst....pts.....

: )

un saludo y un besillo.

La Mafa presiosa jeje

Sofé dijo...

¡Qué vida tan ocupada!

Angie: dijo...

Oye intente votar y decir q eres muy sexy, pero me tenia que registrar
y pues como yo no soy sexy
(jajajaja)
pues no me registre
Pero si
eres sexy
jajajajaj
Besos