viernes, 26 de diciembre de 2008

Sin cruda, contento y cansado

El Lobo dice...
Mis queridas lectoras, amables lectores.
Escribo con los ojos arenosos, se me cierran literalmente, después de la cálida convivencia familiar, de la cual entiendes perfectamente el porqué es anual, porque no es posible realizarla más de tres veces al año, las ideas diferentes, las necedades personalizadas de cada miembro de la familia, pues hacen una mezcla combustible y peligrosa, la cual acaba con la tolerancia en unas cuantas horas, las justas para comenzar a hacer hartos panchos, salir ofendido de la casa anfitriona o no llegar al día siguiente al recalentado.
Las cosas se ponen tristes, los enojos y las ofensas de años pasados resurgen, el buen sabor de los romeritos y el pavo en la boca se torna a bilis al escuchar recriminaciones y al tratar de meter paz, pues uno sale todo matraqueado.
Así las cosas, la vida no es sencilla, las fiestas no son sencillas, las reuniones tampoco. Es en estos momentos en los cuales comprendo, el porqué el mundo está tan de la chingada, si en tu propia casa no logras ponerte de acuerdo, no logras crear una auténtica convivencia basada en el respeto, cariño y tolerancia con tu propia sangre ¿qué se puede esperar de un desconocido? Ya sé que a veces recibes más de alguien completamente ajeno que de tu propia gente. Así pasa, la solidaridad humana surge de las puertas de tu casa hacia afuera. Entonces la raza humana encuentra esa esperanza, de encontrar un desconocido que lo de todo por uno, mientras tu hermano o hermana encuentran a otro desconocido y hagan por él lo que no harían por ti. y así sucesivamente. Como le decía mi Mamá constantemente a mi hermano Luis "Eres un candíl de la calle" y tenía razón, Güicho siempre ha sido el más amiguero.
Pero tengo una idea que puede resultar, trataré de promover para el año que entra, que nos tratemos como extraños, a ver si de esa manera nos vamos contentos, con regalos y retirarnos de la mesa de la cena con el sabor de las papitas horneadas y no con el de la bilis rejurgitada. Pero eso será dentro de un año, por lo pronto creo que ya me van tratando como extraño, eso me alegra, al final de cuentas a veces las ausencias siempre son gratas.
Aullidos de celebración para ustedes.

P.S. A Exenio, como regalo de navidad recibe este P.S. Je je je.

6 comentarios:

AndreaLP dijo...

Ah, que las familias!! Y lo malo es que en todas partes se cuecen habas, verdad? Afortunadamente conmigo no pasó de que cada quién se fuera por su lado a buscar ofertas post-navideñas y ya.

Veremos cómo nos va en Año Nuevo, con la otra familia.

Un gran beso para que abras bien los ojos alagañados.

Kix dijo...

Igual decía una persona cercana a mí, ¿para qué verse con la familia en Navidad, si se trata de pasársela bien?

Afortunadamente en Navidad mi familia y yo solemos huir de temas polémicos.

Juan de Lobos dijo...

Mis queridas Andy y Kix:
Gracias por dejar sus huellas en el corazón de este Lobo, siempre es grato leerlas y más grato aún leerlas en éste espacio.
Besos y apapachos para ustedes.

Exenio dijo...

Pero como pudiste!!! Muchas gracias !!! jajajajaaa!!!

Por cierto, felicidades !!!

Anónimo dijo...

hola lobito, es una pena que no haya salido todo bien, bueno creoq ue soy una especie de cosa rara, por que tengo la enorme fortuna de que no hay malos rollos en mi familia, creo que soy sumamente afortunada.
espero que el año entrante sea mejor, una de las cosas que debo agradecer a este año que esta por salir es el enorme placer de haberte conocido.
un enorme Beso para ti y tu lobezno
Leona.

Hugo dijo...

jajajajajaja la verdad es que yo preferi enfocarme en otras cosas como las caritas de los niños al recibir regalos, al tio le di la vuelta cada que pude y básicamente estuve evadido en los festejos.
Esta navidad en general me había ido dejando un sabor extraño desde antes de suceder, quizás por eso me vale un tanto madre celebrar el fin de año, mejor recibo el 2009 sin cruda y después de una buena noche de sueño, quizás si recibo bien al año él haga lo mismo por nosotros.