viernes, 27 de febrero de 2009

Trigésimo post del año o viernes de relax

El Lobo dice...
Queridas lectoras y apreciados lectores:
¡Ya es viernes! Día de Venus, día para entregarnos al amor o al desmadre, mañana nos levantaremos cansados por la desvelada, algunos crudos, algunos otros desayunarán chilaquiles o repetirán mañanero.
Viernes, un día mágico para casi todo el mundo. Habemos quienes trabajamos mañana y no nos permitiremos ese lujo, pero lo consideraremos para el sábado.
Por otro lado, y en este mood romántico estoy escuchando a "La mujer que nació para cantar" Manoella Torres, me pone además de más contento y me inspiran sus canciones de "niña mala". Por ahí tengo un proyecto con esas canciones.
Escapan suspiros y me sorprendo lo que hay detrás del Artista. A ella, a Manoella Torres, su pareja le ponía sendas madrizas, la dejaba como boletera de lotería. Y ella, todo lo arrojada y transgresora que era en el escenario, se trocaba a una sumisión enfermiza de su parte.
Hasta que dijo ¡hasta aquí! y al parecer lo denunció (despues de la consabida golpiza) y decidió dejarlo. No cabe duda que el valiente vive hasta que el cobarde quiere.
Bien por ella, porque ninguna mujer merece malos tratos. Y ahora con un tímido resurgimiento en algunos programas de televisión, ha reencontrado a quienes la seguían por su voz y belleza. Así me siento yo al escucharla, enamorado, amante, seducido o seductor.

Pues eso hace el viernes, ponerme a pensar en lo que hay detrás de un personaje.
Por cierto ¿ya saben lo que hay detrás del Lobo?
Y hablando del Lobo, ayer fue convidado a departir nuevamente entre borregos, borregos salvajes del Tec. de Monterrey Campus Chiapas. Me invitaron como jurado de un concurso de declamación.
Quiero decirles que mis gallos eran Kevin y Beto, ya que el primero demostró harta pasión con los versos de Gustavo Adolfo Becquer, y Beto demostró una seguridad impresionante, además de su buen gusto al recitar algo de Mario Benedetti, lo que le valió el tercer lugar (que a mi gusto él merecía el primero), pero éramos tres jueces (Miss lucy y Mister Tony) y después de un arduo debate y la suma de los resultados se obtuvo la decisión.
Bien por todos los borregos participantes, bien por los que se la pasaron haciendo bulla con carteles llenos de humor. Gracias a Dianita Cometa por la invitación, aunque casi me quería colgar del asta que está en el parque Morelos, por llegar tarde.
Así sucedió el día de ayer, así sucede un viernes más. Así me sucede la vida con ustedes en la red. llena de sueños, de letras, de imaginación.

Aullidos y un excelente finde para ustedes.

6 comentarios:

AndreaLP dijo...

Espero ser de los que repiten mañanero, jajaja! Y ya que hoy me voy de fiesta... pues qué mejor.

Y Manoela es LA voz! Dime ruca pero me gusta.

Besitos y que disfrutes de un excelente finde.

Exenio dijo...

ahhh!! chelitas con clamato.. (no se por allá, pero aquí se soltó un calor de su rejija).

Mira, esa trivia de Manoella no la tenía presente.

eah!!! SU SEÑORÍA !!! ;-)

Kix dijo...

Ay el mañanero!!! Qué buenos recuerdos!! Jaja...

¿Ya llegó el Lobito?

ShAdOw dijo...

Mmmm viernes, gracias a Dios es viernes!!,alguien me sugirió portarme mal el dia de hoy, pero hice caso omiso y cancelé una cita, tenía una petición pendiente que no podía posponer, un buen trago de whiskey, un buen cigarro música e inspiración a escribir me hicieron llevadero este viernes que hoy termina. Misión cumplida lobito!!
Sigo aullandole a la luna!!
Buen finde...

Mariposa Tecknicolor dijo...

Apoyo repetir mañanero (y qué envidia me dan los que lo tendrán el día de mañana).
Qué buenos recuerdos esos los de concursos de declamación...

¿Qué hay detrás de El Lobo? Quisiera saber y quisiera que supieras.

¡Arriba los besos en los labios!
Abajo los domingos.

Feliz finde.

Hugo dijo...

A mí la que me pone muy a tono es La Trevi, una historia muy similar. Qué triste es descubrir lo frágiles que somos las personas y lo fácil que es lastimar o ser lastimados. Bien por ambas que ahí van, reponiéndose de los fuertes chingadazos de la vida y de los cabrones que las padroteaban.