jueves, 2 de abril de 2009

Cuadragésimo noveno post del año o Júpiter y aunque no ando de rojo...

El Lobo dice...
Querídas y admiradas lectoras, amables y estimados lectores:
Ando, que ya es ganancia, con estos calores terciarios que nomás no me dan esquina. Una noche intranquila, rodeado de Musas y salvajes desplantes, de sueños húmedos de sudor y de deseo. Así me dieron las dos de la mañana y tuve que exorcizar a mis demonios de manera manual.
Una vez exorcizado y tránquilo (ahí va la tilde), pude dormir nuevamente. Pero soñé con una compañera de trabajo (wait! no es mi roommate ok), y es curioso cómo ha influído la tecnología en nuestros subconscientes, soñé que la tenía frente a mi y ¡chateábamos! que cosa tan loca.

A veces esos sueños que nos vamos provocando, que deseamos experimentar, simplemente no llegan nunca, otras llegan sin proponértelo y sueñas con una tía (esposa de tu tío) buenona o con una prima, y... Bueno, inseperadamente rico ¿no?, pero en mi caso prefiero pensar y por la fuerza de mi pensamiento soñar despierto.

Ahora cabe señalar que no solamente lo utilizo para tener sexo onírico, también para planear cosas, resolver problemas, divertirme o tratar de recordar.

Los sueños siempre nos han intrigado, su función, su origen ¿para qué sirven? algunos nos angustian, nos hacen creer que nuestra pareja nos engaña o nos muestra formas horribles en las cuales mueren nuestros seres queridos, o al contrario, nos unen con la gente que ya partió, y comemos juntos nuevamente vivos y muertos, nos anuncian situaciones, personas que entrarán en nuestra vida o fragmentos de un presente que no sabes por que, ya lo soñaste.

Libros de sueños y su significado han habido miles, desde los económicos de Editorial Legaria, hasta los tratados de sabios y filósofos, Jung basó parte de su trabajo en el estudio de los sueños. Las pitonisas (no se rían, así se llamaban) descifraban los sueños y desentrañaban sus significados, José de Egipto previó los años de abundancia y de carestía al desenmarañar los sueños del Faraón.

Los sueños siempre nos seguiran intrigando, ¿cuántas excelentes ideas surgen de ellos y al llevarlas a cabo resultan magníficas?

Mientras tanto yo seguiré soñando con mis Musas, con perversos jalones de cabello (de ellas, en mi caso no aplica) besos e intercambio de almas.

Dormiré contento, al saber que mañana tendré la oportunidad de despertar, y cuando sepa que no lo volveré a hacer, también soñaré sin miramientos.

Aullidos de Júpiter por ustedes y para ustedes.

P.S. Si no sueñas ¿para qué vives?

7 comentarios:

ShAdOw dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ShAdOw dijo...

Me recordaste a Dafne jejeje, solo que en versión masculino, y sin detalles...
Hay quienes soñamos despiertos, y otros sueños de los cuales no deseamos que el despertador nos despierte, pero... que sería de nosotros sin esos sueños...

Besos y aullidos para ti

Alletta dijo...

yo casi nunca recuerdo lo que sueño, pero sueño despierta con demasiada frecuencia... hay veces en las que me están hablando y yo llevo horas en mi mundo xD

abrazo y beso

AndreaLP dijo...

Tienes razón: Si no soñamos, no tiene sentido la vida.

Ah, los sueños...!!!

P.D: Ya déjate de manualidades y consigue con quién! Jaja.

El monstruo dijo...

Si balconeara en mi blog cada vez que me amo a mí mismo tendería a autorepetirme.


Los sueños, gran dilema de la vida. Yo tuve uno muy frecuente, desde que era muy pequeño (te consta que alguna vez lo fui) Soñaba con que la pantera rosa estaba dormida, despertaba de forma precipitada y se le pintaba la cara con puntitos rojos. en eso, un locutor en Off decía: La viruela es una enfermedad que se contagia fácilmente, lleva atus niños al centro de salud y vacúnalos. Sí, lo juro, soñaba un comercial hecho y derecho desde que tenía algo así como tres años. Conforme crecía y quería ser médico militar el sueño se hacía más frecuente e incluso llegó a angustiarme mucho (por chistoso que parezca) Una astróloga me comentó que el sueño me pedía que buscara algo en donde mi creatividad encontrara salida. Entré a estudiar publicidad, comencé a hacer comerciales y el sueño ahora sólo es un gran recuerdo.

Te amo carnalito, gracias por escribir.

Mariposa Tecknicolor dijo...

Benditos sueños.
Amo dejar entreabierta la puerta de mi subconsciente. Anoche soñé con música, canciones que se repetían una tras otra. No sé de quién eran, tampoco las reconozco. Sólo me acuerdo que cuando abrí los ojos las dejé de escuchar.

Me encanta soñar... y me uuurge una pitonisa :-D

Besos,
Mariposilla.

p.d. oye, y si eh... ¿porqué no te dejas de manualidades y consigues con quién? creo que andrea tiene razón ;-). Más besos.

Jolie dijo...

enhorabuena creo que es la primera vez que llego a un post de este lado tuyo y ya vas en el quincuagésimo. Por partida doble celebro la vida parece que saboreo ese atisbo de felicidad cuando alguien sensible me lo contagia...

de los sueños, bueno tengo teorias y si.. a veces padezco de eso. A veces entre sueños saboreo, corro, vuelo, puedo ser casi cualquier cosa que seriamos sin los sueños

abrazo y aullido aunque seguro ud. aulla mejor.