domingo, 20 de septiembre de 2009

Nonagésimo quinto post del año o "Brevísimo ensayo sobre "Ensayo sobre la ceguera""

El Lobo dice...
Queridas y eruditas lectoras, amables y eruditos lectores:
Permítanme unos instantes, momentos en los cuales pasan sosegadamente los ojos sobre estas letras electrónicas, pero ¿y si no pudieran leer? ¿si no fuese posible siquiera el conectarse al internet? ¿se han imaginado ciegos?
LAs respuestas pueden variar, pero en realidad la impersión y la dicha que me trajo esta novela, regalo de mi primo Migue, me han hecho ver literal y literariamente la vida, mi vida, con otros ojos.
La premisa es por demás sencilla, una ceguera blanca se extiende, la gente comienza a quedar ciega, algunos son internados, otros simplemente quedan ciegos y ciegos van completamente perdidos y desorientados.
La metáfora y la parábola en un mismo sentido, ¿en realidad tenemos que pasar por tantas penurias para darnos cueta de la verdad? Las lecturas son demasiadas y cada una de ellas es igualmente maravillosa.
La vida que llevamos es esta ceguera, la indiferencia es ceguera, el egoísmo es ceguera, la falta de tolerancia, la arbitrariedad, la fe, el amor, la porquería que toleramos todos los días, la esclavitud en la que nos encontramos; todo es ceguera.
En verdad me movió el libro, me cimbró y me derrumbó. no hay final feliz, se los anticipo, porque simplemente la felicidad y la tristeza son opciones, o mejor expresado, son circunstancias moldeables a cada quien.
Me fascinó el libro, lo devoré y del mismo extraje algunas perlas maravillosas las cuales les iré compartiendo. Pero lo que no podré jamás expresar con palabras, es la emoción que me deja, ahora que concluyó con la última página, la fluidez, la emoción y la transmisión de tantas cosas sin un solo signo de interrogación, sin una solo guión largo, sin un solo personaje. Sé que muchos me debatiran, pero bien podré preguntarles ¿cómo se llamaban? ¿en qué ciudad estaban? ¿qué idioma hablaban?
Por eso el Nobel le queda chico a tan maravillosa Joya de la Literatura, por eso Saramago es Saramago, es personaje y es, él mismo, la trama central de su novela; solamente quien posée ese don, ese regalo de hacerse universal logra tocar tantas cosas en el alma humana.
Gracias Genio, gracias Maestro.


P.S. Esta de más que les recomiende el libro ¿no creen? Ahora podré ver, gozar y destrozar la versión fílmica.
Aullidos de inicio de semana para ustedes.

8 comentarios:

chilangoleon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan de Lobos dijo...

Ahí=vamos=poco=a=poco=ahora=ya=son=dos=comentarios=el=doble=de=comentarios=que=hace=unos=minutos=un=crecimiento=del=100=por=ciento=no=esta=mal

Doctor Gurma dijo...

Aluego de tanta recomendación buxkaré a la tal Sara Mago (O ¿Sara Margarita?) juas juas juas y me daré a la tarea de leer su libro, aunque sea un ensayo y luego lea el que le quedó chido...

Igual espero un post que no sea ensayo, que sea estreno-debú y no sea despedida.

Un abraxo lobo lector y recomendador de literatura, a tus horas AUUUUUUUUUUUUU!!!!!!

chilangoleon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alletta dijo...

CINCO, cinco, 5, v


xD oh que simple estoy xD

AndreaLP dijo...

Y van 6!

No lo leeré a menos que me caiga del cielo (cosa muy poco probable) porque cuando los leo y luego veo la película, me llevo cada chasco...!

Besos, Lobo.

Shadow dijo...

En cuantos van??

siete, creo que soy la número 7

gracias por la recomendación, pero ya muero por leer la continuación de 7 pisos.. ¿Que pasó?


**curioso 7 de 7 ;oP

Kix dijo...

Correcto, Lobote: la novela muestra lo más profundo de los seres humanos, como pueden transformarse, sus más íntimos deseos, y como todo esto sale a flote cuando falta la vista. Lei el libro hace unos años y ví la movie hace unos meses. Temí que como bien dice Andy, me llevaría un chasco, pero afortunadamente la película está tan bien llevada que cuando el mismo Saramago la vio, soltó el llanto, emocionado. De hecho dicha escena está en You Tube. Termina la peli, suenan los aplausos, se encienden las luces y Saramago rompe en llanto.

Hermoso.