martes, 20 de octubre de 2009

Centésimo sexto post del año o de ayer a hoy, hay toda una vida de diferencia.

El Lobo dice...
Queridas lectoras, amables lectores:
Como lo digo en el encabezado, de ayer a hoy, hay una vida de diferencia. Y así lo comprobé.
La vida hace todo lo posible para que uno se trague sus propias palabras. Ayer precisamente me regaló algo completamente inesperado. No, no fueron unas piernas, ni unos ojos, tampoco un par de senos ni de sesos. Todo fue así:

Llegué a la Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México, la cual está instalada en el Zócalo de este hermosa Ciudad Capital, en busca de un conocido (por mi) Escritor, de quien sabía se encontraba como parte del comité organizador del evento.
Al llegar a la mesa que coordina el Café Literario Julio Cortázar, no encontré a mi conocido y pregunté. Una amable señorita con gafete guinda me dijo que, dadas las circunstancias de que quitaron la Feria y que hubo problemas en ajustar horarios, muchos organizadores se fueron, así como todos aquellos quienes iban a presentar libros y editoriales. La cosa me entristeció, pero...
... Y aqui viene la parte extraña y divertida del asunto...
... Me perguntó la muchachita con gafete guinda que quién buscaba al Escritor, le dije que Juan de Lobos, servidor, amigo y también Escritor. A lo cual los ojos de la niña del gafete guinda se le iluminaron y me preguntó ¿Entonces también es Escritor? ¿Ya se presentó en la Feria del lIbro? ¿trae libros? ¿puede presentarse hoy? Sí, No, No y Sí fueron mis respuestas, recordé que había visto unos de mis libros en el stand de la Editorial Amarillo Editores, donde llegué a publicar y le dije que cambiaba mi tercera respuesta por un Sí, que iba al stand de la Editorial y que regresaba de inmediato, se acercó un amable muchacho también con gafete guinda y me dijo que nos veíamos en diez minutos y que si no encontraba quien me presentara el libro, él con gusto lo haría.
Imaginen el rostro de felicidad plasmado en los tres, ellos llenaban un hueco en la programación, yo de bombero salía y me presentaba en un foro de esa magnitud y bueno, corrí como loco (siempre corro como loco) y le pedí al encargado del stand que me prestara mis lbros (sí, suena raro, lo sé), regresé en dos minutos y treinta y seis segundos. Un poco agitado, le di mi nombre a Martha (niña linda con el gafete guinda) y le tendí un ejemplar del aullido a Manuel Cuautle (muchacho amable de gafete guinda), unos minutos después estaba en el entarimado acompañado de Manuel y leyendo "La breve trayectoria de un actor XXX", cuando llegué había cinco despistados, al finalizar la charla, en la cual además platicaba sobre la manera de escribir y de dónde vienen mis cuentos, el foro prácticamente quedó lleno, si no repleto a reventar, sí seis o siete lugares desocupados, lo cual me sorprendió y me hizo pensar nuevamente que no estoy del todo negado para esto.
Así es, hoy sí tuve de qué escribir.

Aullidos cariñosos para ustedes.

P.D. Para quienes afirman que "La oportunidad la pintan calva", tienen la boca llena de razón. Se presentó la chance y ya me puedo jactar de haber participado en el programa emergente de la Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México.

8 comentarios:

CBELLO dijo...

Ahora entiendo por que estabas tan emocionado el día de ayer !!
Mas días así de increibles mi estimado !!
Besos !!

Beatrix dijo...

Me encantan esos momentos! no sabes cuanto me alegro!

besos

Comisionada dijo...

Bravo!!!! Hurra..
eh........... en ocasiones suceden las cosas negativas estando en el momento menos oportuno.... Afortunadamente esta vez te toco al reves y que bueno...
=)

Vamos Lobito... echale ganas...
ahora si carga con los ejemplares en proximas visitas
:)
Un abrazo fuerte

Doctor Gurma dijo...

Por ahí si puedes, salúdame al muchacho amable del gafete, no se trata de ninguna jotería es que Manuel Cuautle es un muy buen poeta. Tengo un libro suyo que le compré y me firmó en la feria del libro del Palaco de Minería este mismo año en febrero. Enhorabuena por y para ti! Tus palabras van encontrando el camino y el rumbo, aguante mi lobo! AUUUUUUUUUUUUU

Carlanoche dijo...

Yeeeeeeeeeahhhhhhhhh!!!! me alegra como no te imaginas tan maravilloso regalo que te dió la vida. Así que ahora seguro vendrán muchas cosas buenas, tan buenas como lo que escribes. Abrazo enorme y besos igual.

Iss dijo...

ahhh!!! el imponente zócalo!

dicen que el éxito es de aquellos que saben estar despiertos para cuando se presenta...

bien por la oportunidad que se te presento...saludos!

nIÑA lIND@ dijo...

Me da mucho gusto que se te haya presentado esa gran oportunidad...te felicito!!! Sólo espero que no te olvides de la deuda que tienes conmigo...eh!!!!Cuidate

Mónica Soto Icaza dijo...

¡Qué maravilla que en el stand de Amarillo había algunos ejemplares de tu libro! Me alegra haber sido taaaaan oportuna de tomarte en cuenta para ocupar un espacio en la Feria, a la que yo no olvido soy invitada por un dato que tú compartiste conmigo.

Ojalá la mayoría de los autores que he publicado tuviera tan buena memoria como yo para recordar todo lo positivo que hemos logrado y no los tropiezos, pero bueno, dicen por ahí que uno se equivoca más mientras a más se atreve a actuar, y por lo menos sé que en esta vida ni Amarillo Editores ni Mónica Soto Icaza han pasado en blanco.

Saludos Paco y suerte como siempre.