jueves, 21 de enero de 2010

Katy Perry - Waking Up in Vegas

Queridas audiolectoras, amables audiolectores:
Regresaron los sueños perversos, aquellos llenos de sexo, ciudades históricas y calles desiguales y amontonadas como en maqueta. Viajes a centros comerciales y puestos de revistas.
¿ya les mencioné lo del sexo perverso? Pues así es mis queridas y amables paseantes. En esta ocasión no brindaré mayores detalles, pero tenía mucho que ver con esta canción, No, no se trataba de una corista, ni de una cigarrera, tampoco de una tahur. En realidad era una mujer a la usanza de las Pin Up Girls de los 40´s y 50´s. Tacones, medias de seda y ligueros. Un hermoso corsé lleno de holanes negros y los labios de un rojo cadillac, hermosos. Muchos arrumacos y lujuriosas caricias, pero, ya saben como son los sueños, instantes después estaba en un barrio más o menos elegante en donde se llevaba a cabo una especie de expo.
En ese lugar subía a una especie de cohete chino, llamado "Ping chan chang" me reía pues sonaba a "pichancha" y hacía el ascenso sujetado de una banderola amarilla que me guiaba en el recorrido de la nave, misma que se encontraba literalmente parchada en diversas partes; algo que me llamaba la atención, era una serie de pelotas enormes de caucho, cuya finalidad era evitar que los cosmonautas anduvieran rebotando de un lado para otro. El recorrido finalizaba en la punta del cohete y la escotilla llevaba a través de un puente estrecho hacia una zona de restaurantes en donde servían grillos asados y demás exquisiteses, con vista a una enorme avenida repleta de vehículos.
Juro que a la Pin Up Girl, no la volví a ver durante el resto del sueño y juro también que no tomé nada antes de dormir.
Pero lo que sí sucedió antes de dormir, fue que terminé de leer una novelita inédita que tenía pendiente desde diciembre. Dicha novela de la autoría de mi amiga y compañera de taller Rosario Barrios. Una obra conmovedora y realmente sorprendente. El tema (muy Ad Hoc por cierto), es sobre el terremoto de 1985 y de aquellos héroes anónimos que llegamos a conocer a través de este viaje en el tiempo. Muy bien trabajada esa novela la cual a propósito omito su nombre para no quemarlo y en todo caso dejarlos picados. ¡Felicidades Rosario! Y pensar que al principio no congeniamos en el taller, lo que son las cosas. Ahora agradezco tu amistad y cariño.

Aullidos para ustedes y nos leemos mañana.

3 comentarios:

W dijo...

Wow estimado señor Lobo... y yo pensaba que tenía sueños estrambóticos... jajaja.... me la ganas!!!

Besos

Jolie dijo...

ya te dije que yo quiero ser una chica pin up?

AndreaLP dijo...

Los sueños casi siempre son incoherentes ¡pero sumamente divertidos! Disfrútalos y luego nos los cuentas. Bueno, sólo a mí.

Un beso.