miércoles, 10 de septiembre de 2008

Lo que le ha sucedido a este Lobo en tierras Tuxtecas

Hace una semana llegué a la selva nuevamente. Cosa que muchos de ustedes queridas y asiduos lectores han compartido conmigo.
Llegué a las diez de la mañana aproximadamente en un vuelo de Click, la mañana estaba espléndida y alguna que otra nubecilla se veía desde la ventanilla del avión. Alcancé a ver algunos ranchos en medio de una verdor maravilloso, casa grandes de gente rica, algunas casuchitas de gente humilde y trabajadora. La fortuna me sonreía desde ese momento.
Bueno, para ser sincero desde unos días antes de salir, el hecho de tener un nuevo trabajo, de la posibilidad de cambiar nuevamente de vida, me mantenía en un estado de alegre incredulidad.
La gente muy amable, la atención y la amabilidad que te prodigan es magnífica, pero quería comentarles algo más.
Lamentablemente en nuestra época, ya no es suficiente un título universitario. Los profesionistas estamos muy mal pagados y hasta subvaluados. La oferta de Licenciados en Derecho, Licenciados en Administración de Empresas, Licenciados en Psicología, Licenciados en Administración de Empresas Turísticas, etc. es apabullante y simplemente ya no es opción. Levantas una piedra y encuentras a un Licenciado, arrojas otra piedra (o la misma que acabas de levantar) y seguramente descalabrarás a algún Licenciado, te subes a un taxi o a un microbus y casi con certeza el conductor, el cacharpo y siete u ocho pasajeros son Licenciados.
Es triste pero cierto. Sin embargo, el que abunden tantos Lics. no quiere decir que sean buenos en lo que hacen o en lo que estudiaron o que los planes de profesionalización realizados desde las Universidades o la Secretaría de Educación Pública estén dando buenos resultados; lamentablemente pagamos justos por pecadores y eso devalua el trabajo de otros, nos deja en un estado de incertidumbre y abuso por parte de muchos patrones, pues no te quieren afiliar al Seguro Social por ser Profesionista, o no te incluyen en la nómina por lo mismo, o simplemente te pagan lo que se les antoja porque "hay un chingo de gente que está detrás de tu puesto", así que "flojito y cooperando".
Aquí por ejemplo he contado más de ocho centros universitarios, entre públicos y privados, la mayoría de la gente egresada de ellos se va a otro lado, los pocos que se quedan buscan un puesto en el Gobierno del Estado, pero los que estudiaron afuera (México, Veracruz, Monterrey, Guadalajara) tienen su puesto seguro.
Como saben me he dedicado a muchas cosas en mi vida y creo que la que más me apasiona es escribir, pero simplemente no me imagino como Licenciado en Lengua y Literatura, el tener en tu haber dicha licenciatura, no significa que sepas escribir o que te guste hacerlo.
Todo esto va a que muchas veces nos enraizamos y no nos atrevemos a tomar una aventura; tal vez la solución sea esa, dejar a la gran ciudad y tomar el riesgo de buscar algo en provincia. Les puedo jurar que hay un nivel de vida muy superior al de la ciudad, tal vez los sueldos sigan igual de castigados, pero lo que logras disfrutar aqui, el sol, el clima, el verdor, la ausencia de embotellamientos, el poder caminar en la calle sin el Jesús en la boca, la falta de estress, los nuevos sabores, las nuevas oportunidades, las siesta, bien valen la pena el riesgo.

Aullidos y cariños selváticos para ustedes.

4 comentarios:

AndreaLP dijo...

estoy segura de que ésta nueva etapa de tu vida estará llena de sorpresas y la saborearás distinto. Disfruta el sureste y tu nueva situación.

Un beso y abrazos.

Kix dijo...

Pues todo muy bien, nada más cuídate de los mosquitos... :-)

Un abrazote!

Doctor Gurma dijo...

Lo mejor de la aventura es el viaje para adentro de uno mismo. Disfrútalo con leche! Nos vemos pronto, nos leemos siempre. Un abrazo, OYOYOOOOY!

Yanett dijo...

Me alegra que te este yendo tan bien, te dejo abrazos y besos