viernes, 24 de abril de 2009

Hexagésimo post del año o De felicidad y de muerte

El Lobo dice...
Queridas lectoras, amables lectores:
La felicidad que ha sido mencionada en diversas ocasiones en este espacio hoy vuelve a ser convidada, ahora en contrapunto con un tema tan importante y tan real como lo es la muerte.

Una entrañable y adorada amiga nuestra (no diré nombres porque Kix se puede dar por aludida), se encuentra enamorada. Brinca, salta por los pasillos, danza y sonríe. Según fuentes fidedignas, la han visto acompañada de un séquito de animalitos del bosque: cervatillos, pajarillos, conejillos y mariposillas. Todos ellos ocasionando serios congestionamientos en circuito interior.
LA cosa es que mi adorada K...IX, encontró el amor nuevamente. Se encuentra ilusionada y temerosa, ¡pero feliz!
La felicidad, además de subjetiva es personal y además momentanea. no es que desee que la felicidad de mi amiga sea fugaz, al contrario, "XIK", merece esto y más, así que mi deseo va enfocado a que esa felicidad dure un larguísimo instante, o en su defecto una serie innumerable de pequeños maravillosos instanes. lo deseo de corazón y ella sabe que es así. Como acotamiento, yo también deseo volver a sentirme estúpidamente feliz.
LA otra cara de la moneda:
Falleció mi tío Juan Manuel Castillo Zaragoza. Un personaje bohemio, enojón, talentoso y completamente desperdiciado, sus restos serán llevados a Italia, su tierra adoptiva, tratando de cumplir su último deseo.
Murió como él no quería, mermado físicamente, débil, acompañado de su familia y dispuesto a ser llevado a un asilo.
No es que estuviera viejo, simplemente su vida licenciosa (y seguramente bastante interesante) lo degradaron mucho, Él es Pintor, digo es, en presente, porque su obra sobrevive, solamente unas pocas piezas. Coqueteó con muchas actividades, desde la escultura al fraude a Liverpool y Sanborn's, a los cuales les vedía obra (escultura o pintura), cobraba el anticipo (muchas veces muy jugoso) y no lo volvían a ver si no hasta muchos años después.
De él surgieron varias historias familiares, era algo chismoso e insidioso, pero ahora entiendo que lo hacía con buena intención, algunas veces. Lamentablemente fue uno de los referentes más cercanos a un artista y su vida, lo cual no es un buen referente para un niño al cual comparan y amenazan con "serás como tu tío Juan, sin oficio ni beneficio", "si quieres andar de huevón, acabarás como tu tío Juan Manuel", por eso no me gustaba que me llamaran Juan, lo tenía muy alejado de mi ser y cuando me volví a bautizar como Juan de Lobos, ese nombre lo sentía ajeno por completo.
Mi tío Juan Manuel, por lo menos para mi, fue un personaje enigmático, maravilloso y extraño. Con un carácter de la chingada cuando tenía sus migrañas, pero hasta consentidor cuando estaba de buenas, fumador empedernido de Marlboro rojos, bebedor social y bebedor de café turco o espresso, un genio en su arte, lo que sea de cada quien, pero por lo mismo completamente incomprendido. Un ser espiritual a su modo, medio brujo, esotérico y mitómano, tierno y preocupado, pero impotente para hacer las cosas, enamorado de Italia, a la cual retornará. Se dicen muchas cosas de él, que si fue abusivo, abusador, gay, el consentido de mi abuela y el más rebelde en contra de mi abuelo, que si se hizo artista fue por darle en la torre a su papá del cual solo deseaba cariño y veintemil historias más.
Lo cierto es que para mi fue mi Tío el Artista, el soñador, el Pintor, el hombre que parecía siempre al borde del llanto, tenía un lunar cerca del párpado derecho, parecía una lágrima. Mi Tío quien se congratuló cuando supo que yo escribía, mi Tío quien deja cientos de obras inconclusas, mi Tío que decidió tarde enderezar el barco cuando las fuerzas y las ganas ya no lo secundaban, mi Tío quien nos agasajaba con una deliciosa cocina gourmet, cocinaba riquísimo, escalopas de ternera, lasagna, pesto, a quien le aprendí a disfrutar de la comida buena y cara, mi Tío quien me regaló en una navidad el castillo de Disney de los "Weebles", mi Tío el que siempre llevaba el mismo encendedor que su mamá y mi mamá, mi Tío que me dijo un día que yo era un ser de luz y que haría cosas fabulosas. Mi Tío que comenzó a morir cuando murió su Mamá y se dio cuenta que ya no pertenecía a ningún lado. Mi Tío que se fue a vivir a Texcoco y quien seguramente, en algún momento, mendigó por comida.
Un personaje que para mi, para su primer sobrino, vivirá siempre.
Continúa gozando Tío, el hedonismo, el arte lo era todo para ti.

En alguna ocasión les platicaré de los sepelios en la familia Castillo y del humor ácido, negro y corrosivo que nos caracteriza. Como muestra un botón:
Mi Papá, al enterarse del desceso de su hermano mayor dijo "pues ahi que me aparten el hígado".

Simplemente, dadas las circunstancias la cosa se vuelve cómica, trágicamente cómica.

Y de ahí mi reflexión filosófica. Por eso deseamos los humanos una felicidad completa y continua y no aceptamos que se nos de por instantes, porque deseamos disfrutar más y más, de manera constante. Pues vemos que la muerte, esa sí, es para siempre. YA no hablamos de instantes, hablamos de ya nunca regresar.

Pero también he descubierto un modo, una manera de burlar a la muerte, al menos unos años más y es ésta, creando: pintar, escribir, esculpir, contar chistes, platicar, tocar un instrumento, tener un hijo. De esa manera tal vez no seremos eternos, pero seremos recordados durante muchos años más.

Aullidos de duelo y alegría para ustedes.

13 comentarios:

Kix dijo...

Oh mi Lobote... lamento muchísimo lo de tu tío, ahora entiendo tu status en Facebook.

Por eso es buena idea darnos la oportunidad de disfrutar la vida. Un abrazote y mil gracias por tus deseos :-)

Exenio dijo...

Está en mejor lugar? Creo que sí...




P.S.- Tengo ganas de cerebros...

ShAdOw dijo...

La felicidad intermitente, y la muerte inevitablemente segura...

Felicidades a tu amiga (linda manera de guardar el anonimato jajaja)por estar enamorada, no hay nada mejor en esta vida que encontrarse en ese estado idílico.

La muerte como todos los temas que tocas es un tanto polémico, para algunos es la continuación de la vida, y para otros el fin de un ciclo, todo esto según creencias, otros dicen que empezamos a morir el mismo dia de nuestro nacimiento... Aquel ser humano que deja huella por donde camina, no habrá vivido en vano.

Sigo percibiendo el lado humano del lobo, viviendo en letras la vida de alguien cercano. Descanse en Paz...

El monstruo dijo...

Sí, gran personaje, el tío que cuando contaba alguna vivencia era coreado por toda la familia con la rola de cachirulo por cuentero.

Protector de mamá e incomprendido por todos.
El tío fue controversia, ahora está mucho mejor.

Ahora él también es luz.

Te amo carnal.

chevalier de lèvres impures dijo...

Pues no leí todo, pero lo que leí me agrada. Un escritor grato con escritos amenos... Me daré mis vueltas por aquí cuando se pueda...

Mariposa Tecknicolor dijo...

Oh, lo siento.

Yo también deseo sentirme estúpidamente feliz.

xoxo

Doctor Gurma dijo...

"Conducta en los velorios" de Julio Cortázar y "Tío Facundo" de Isidoro Blástein querido hermano lobo. Un abrazo y mi cariño siempre


Chau

Anónimo dijo...

Debo mencionar que mi venia artística también fue despertada por el tío. El fue testigo de mis primeros trazos. Toto esta de luto, larga vida a Alfredo y al Cinema Paradiso.

Gracias primo, por la dedicatoria.
Un abrazo. Bang is in da house.

Ariana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ariana dijo...

La vida continúa para nosotros, para él quizá también, en otra dimensión...

Besos, muchos, miles, millones, hasta el infinito y mas allá!

Vladimir Bravo dijo...

tan fuerte el amor como la muerte

Coro dijo...

Lobo:

De nuevo por aquí... paso a dejarte abrazos virtuales.

AndreaLP dijo...

Espero que la familia pronto supere la pérdida... y que Sanborn's y Liverpool nunca lo hagan, jaja.

Respecto a tu amiga 'anónima' y su felicidad, se le nota. ¿Ya entiendes cuando uno se alegra porque los amigos encuentran el amor y se sienten estúpidamente felices? Espero que el siguiente seas tú.

Besos.