domingo, 25 de octubre de 2009

Centésimo octavo post del año o Sentí frío, un inmenso e intenso frío.

El Lobo dice...
Queridas y melancólicas lectoras, amables y melancólicos lectores:
El morbo y el deseo de escuchar esa voz ajena a mi me hicieron sucumbir.
Llamé, con el alma en un hilo telefónico de por medio, a La Musa. Ella respondió, la nariz congestionada y la voz ronquita, sexy. Algunas mariposas revolotearon frenéticas en mi estómago. La charla banal, el ¿cómo estás? Solamente de mi parte, ganas de decirle lo que sigo sintiendo, tanto que me ha hecho falta (o pienso que lo ha hecho) y pasaron no más de tres minutos, un tiempo imposible de creer y colmado por una helada voz, sin mayor emoción, sin la chispa que me hacía suspirar; silencios incómodos.
Las mariposas se congelaron lentamente, una a una cayeron hasta ser expulsadas por una parte de mi anatomía ya no tan romántica.
Colgué.

Duele, pero no me quedé con las ganas.

Sana sana, colita de rana, si no sana hoy ¿cuándo putas madres lo hará?

Aullidos de atrevimiento para ustedes.

P.S. ¿por qué está haciendo tanto frío en octubre?

3 comentarios:

Kix dijo...

Ay Lobote... yo tampoco entiendo cómo es que ha pasado tanto tiempo y no la puedes olvidar!!

Carlanoche dijo...

Bueno, definitivamente hay personas que dificilmente se olvidan, sin embargo también pienso que a menudo sucede que la soledad es una situación bastante propicia para la idealización, en fin, lo bueno de esto es que no te quedaste con las ganas, ahora tienes una herramienta más para sanar y te aseguro que lo harás cuando estes preparado para soltar.
Besitos friolentos.

ShAdOw dijo...

Aqui es cuando hay que practicar el rompimiento umbilical entre dos personas lobito, ya después te digo como... funciona y funciona muy bien.

Muentras preparate para aullarle a la luna este 2 de Noviembre que estará en su máxima plenitud... Luna en Tauro.

ya, ya... shhh ya dejará de doler... más pronto de lo que imaginas...