jueves, 24 de diciembre de 2009

Centésimo décimo primer post del año O Mamacita ¿dónde está Santo Clos?

El Lobo dice...
Queridas y navideñas lectoras, amables y navideños lectores:
A unas horas de cenar y celebrar el nacimiento de uno de los seres más importantes en la cultura occidental mi casa es un caos.
Parientes acomodados en cuartos ajenos, un pavo cocinado como misa de tres obispos, regalos apareciendo misteriosamente debajo del árbol, iluminado este año, con cuentas de vidrio y mariposas de colores; los aromas que escapan deliciosos de la cocina y los preparativos para una noche tranquila nos van tomando el día.
Durante muchos años, esta fecha en particular me causaba ua desazón y una angustia enorme.
Solíamos cenar en casa de mis bisabuelos paternos, todo era alegría, baile, chistes y mucho alcohol, demasiado en realidad, lo que ocasionaba más de una discusión y el mal temple de algunos familiares terminaba en ofensas y disgustos que duraban todo el año, hasta la siguiente navidad. Todo esto para bailar, cenar, brindar, brindar, brindar y volver a abrir las heridas de la navidad pasada e iniciar nuevas discusiones con un tema antigüo.
El 25 de diciembre, se convirtió en una fecha oscura, en la cual ni las oraciones ni los llantos eran suficientes para sentir nuevamente paz y calma, los juguetes que aparecían en el árbol regalo de Santa Clos, el Papai Noél o el niño Dios, se convertían en una tabla de náufrago y el juego en evasión a los ronquidos y los malos tragos de la madrugada. En cuanto se despertara mi papá iriamos al recalentado, yo simplemente temblaba.
Una vez en casa de mis abuelos o de mis bisabuelos, el glamour de la noche anterior se trocaba en esa sensación de tristeza, no siempre acudíamos quienes una noche antes habiamos cenado, pues algunos se habían ido, otros con un ojo morado o llorando en la sala. La basura generada por los regalos abiertos y los vasos de ponche abandonados en las escaleras o en los quicios de las ventanas, una mosca verde y enorme paseando por los restos de una pierna de pavo colocada junto al descansabrazos del sillón y copas y vasos vacíos, muchos.
Los niños saliamos a jugar con los nuevos juguetes, discutíamos cuál sería la base rebelde y cuál la estrella de la muerte, o el castillo Grayskull o la aldea de los pitufos, jugabamos y nos manteníamos ajenos al drama de los adultos.
De repente escuchabamos que en la sala alguien levantaba la voz, mi abuela lo secundaba, mi mamá nos gritaba que bajáramos y que agarráramos nuestars chamarras; habían seguido con los brindis, bebiendo y al tratar de sanar las heridas, algo hacía que se abrieran nuevamente, todos los adultos estaban lastimados.
Mi mamá manejaba, mi papá nuevamente borracho se hacía el gracioso o nos regañaba, molestaba a mi mamá que no sabía manejar, que no podía ni siquiera hacerse cargo de la casa, que su hermano era un jodido; sus ojos cristalizados por algo que no alcané a comprender hasta que fui adulto.
Hoy la navidad es diferente, mi papá ya no está con nosotros, ahora la cena es en nuestra casa, mi Lobito y sus primas son el centro de atención y regalos. Aunque brindamos, en realidad no tomamos demasiado. Mis hermanos y yo recordamos las partes bonitas de las navidades pasadas, los juguetes deseados y los juegos compartidos de aquellos entonces, las bromas de mi papá y los platillos que ya no volveremos a probar. Yo soy quien parte el pavo; nos reimos y jugamos a ser Papai Noél, Santa Clos o el Niño Jesús; cenamos rico y brindamos por mi mamá, por mi papá y por quienes nos acompañen esa noche, por nosotros. Porque a pesar de haber sido heridos, no hacemos supurar esas heridas y vemos como cada año cicatrizan mejor.

Miles de aullidos y mis mejores deseos para ustedes.

P.S. ¡FELIZ NAVIDAD!

10 comentarios:

El monstruo dijo...

Mi jefita siempre se las ha arreglado para que la navidad sea un momento mágico, aún con todo el alcohol que se chingó el fantasma de las navidades pasadas. Ese ejemplo de compromiso y amor por una celebración es digno de contarse, el afán de la Chelo en preservar la dicha hace que todo lo demás carezca de importancia. Ojalá papá tenga la navidad que espera y tenga mucha luz, nosotros haremos lo mismo con nuestro festejo.

Un beso y un abrazo cargado de buena voluntad.

Carlanoche dijo...

Ufff no imaginas todo lo que acabas de remover mi lobo, no sabes. Pero siempre queda una chispa, algo bello que alguien retoma y comparte, y entonces las navidades suelen tornarse de otro color.
Cierra los ojos que nos vamos a abrazar...
mmmmm rico no? Gracias por compartir cosas tan tuyas y tan importantes, eso no lo hace cualquiera.

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...

NIÑA LINDA dijo...

CHISPAS!!! CREO QUE A MI ME SUCEDE AL CONTRARIO...CREO QUE MIS MEJORESNAVIDADES ERAN ANTES...NI MODOS...LAS COSAS CAMBIAN Y ESPERO CAMBIEN DE NUEVO....Y PUEDA DE NUEVO SENTIR QUE ESTOY FELIZ...