jueves, 24 de julio de 2008

Lo que se sabe y lo que se intuye

Queridas lectoras, amables lectores; les doy la bienvenida nuevamente a este espacio en el ciberespacio.


Ayer acudí con la banda de bohemios acostumbrados al Artemanías, la voz del Zombie, Cecilia Pellicer y del buen Ilich siempre gratas, me acompañaron mientras disfrutaba un delicioso arguilé de manzana. Mi Lobito me acompañó contento (suspira por Cecilia el chamaco), disfrutamos, como lo dije antes de su compañía y su talento. También acudieron al Artimañas un grupo de Pachuca, cuando no tienes nada bueno que decir, lo mejor es no decir nada. Así que me reservo el comentario. Pero eso me pone a pensar en lo difícil que es esto de la creación.


Muchas veces la autocomplacencia, la falta de una buena idea o la explotación de una mera fórmula te hace pensar que lo que estás haciendo es lo más chipotludo del mundo, que mereces de inmediato un pase directo al Olimpo o de perdis al Parnaso. Muchas veces no es así. En estos últimos años he conocido Escritores y escritores, Músicos y músicos, Actores y actores, Bailarinas y bailarinas, etcétera, etcétera, etcétera.


¿cuál es la diferencia entre los que se escriben con letras mayúsculas y los otros? muy simple, TRABAJO. además de que algo te guste, es importante que te esfuerces para alcanzar lo que deseas, el trabajo es sudar la camiseta, desarrollar ideas y plasmarlas de la manera más sencilla como si en realidad no te costara esfuerzo alguno, para que los lectores, escuchas o espectadores digan "si es refacilito, hasta yo lo podría hacer o es más he hecho cosas así". Esto es que el Arte además de transmitir, te coloca en una situación de empatía sentimental muy extraña.


Pero no todo es miel sobre hojuelas, esa diferencia y en la cual incluso los más duchos se han visto entrampados al descubrir una "formula", es a veces lo que demerita tu propio trabajo. En este punto diferenciamos a los Garbanzos de a libra de una trayectoria o a los One hit wonders en las verdaderas estrellas. Yo creo porque me gusta que me lean por supuesto, por eso trato de esforzarme al escribir un relato o ser constante en este blog, respetarlos como lectores pero quedar satisfecho como Autor.


Ayer se abusó de los lugares comunes, de la sensibiloide circunstancia de la muerte o del amor perdido y recuperado y vuelto a perder. Ayer tuve el pretexto de ir con mi Cachorrito para salir del Artemanías y comer unos tacos, para luego regresar y escuchar "Mí caramelo" en la ronca voz del buen Ilich. La experiencia me dice que puedo aplaudir las ganas y el esfuerzo, pero muchas veces éstos no compensan la falta de talento. La cosa no es descubrir el agua tibia, todo se ha dicho, la diferencia es la manera de decirlo.


Lo mejor o lo peor del caso (cuestión de enfoques) es que ese tipo de canciones son de las que le llegan a la masa, esa masa que no exige esfuerzos ni talentos, sólo empatía.


Me despido queridos lectores con un aullido enorme para ustedes. Gracias y por favor ¡SIGAN EXIGIÉNDOME! Eso es un gran regalo de ustedes hacia este Sexy Lobo.

AAAAAaaauuuuuu.

P.S. 1.- Dona, recibí tu mensaje, te agradezco y ten por seguro que estaremos aquí a tu retorno, gracias por el detalle. ¡DIVIÉRTETE!

P.S. 2.- "Una misma se complica la vida...



2 comentarios:

Yanett dijo...

Solo vengo a dejarte un abrazo de fin de semana y a comentarte que ya estoy mas que al corriente en todo lo que aqui nos has contado (aqui y alla) y no habia podido leer....
Feliz fin de semana---

Cuatroletras dijo...

ME gusta el jiro que tomo el Blog, con las vivencias y el punto de vista de un hombre que vive el arte y se alimenta de su entorno como un escritor que se precie de serlo.

Las cotidianidad es interesante, depende como se cuente y que se quiera rescatar de ello.

Saludos