domingo, 27 de julio de 2008

En quehacer

Dice mi amiga Coro que todos los escritores somos unos mentirosos, bueno, yo era mentiroso antes de escribir. Lo que en algunos casos puede parecer irrelevante, para nosotros puede desencadenar una tormenta. Lo que en apariencia tiene una relevancia trescendente para nosotros no lo puede ser tanto.
Ayer me perdí una alfombra roja y aunque tenía ganas de ir, el desvelo me impidió hacerlo me dormí a las 5 de la mañana, pensando, pensando. Éstos días han sido de enseñanza, todo día lo es, pero muchas veces no entendemos el significado. Me ha costado levantarme para caer nuevamente, sentir una opresión enorme así como antes sentía que el pecho no me alcanzaba para contener tanta felicidad.
Así pasa, una tómbola, una rueda de la fortuna que va permeando la integridad de uno. Te cansa andar de arriba para abajo y descubrir que ni subiste tan arriba y que no terminas de caer.

Ayer inicié una nueva historia, una historia corta, pero me leo repetido, escribiendo de las mismas cosas, me sentí que no avanza lo que hago; no he podido subir el video de Os Tribalistas del youtube y eso me tiene un poco frustrado.

Hogueras de vanidades, sobadas de lomo, trabajo ficticio de un hombre ficticio. Ando denso ¿no?
Afortunadamente me conozco y esto es temporal. "Mau astral" o "Baixo astral" como dicen los brasileiros, "depre" como decimos nosotros.

Me extraño; ese muchacho sonriente y vacilador, pero que ha aprendido que la vida es también este estado de ánimo, y si me he propuesto vivir hasta que muera, al menos es bueno conocer de lo que va. Me gusta este dolor que me muestra que sigo viviendo, de lo contrario, si no fuera por estas épocas de bajadas, no equilataría la felicidad.
Aullidos y besos para ustedes.

5 comentarios:

Beatrix dijo...

Posiblemente requieras de una purga creativa o un retiro temporal literario...

Besos,

Coro dijo...

Bueno, debí decir que la mentirosa soy yo... invento, digo, monto unas historias que me las creo y fantaseo con casi todo lo que miro. Y luego cuando hablo en serio pues la gente duda y me pregunta si estoy inventando.
La creatividad y la imaginación, querido amigo, no tienen límites. Y mi opinión es que hay que dejarlas libres. Las palabras que fluyan, bien organizadas...

Saludos

Coro dijo...

Ánimo...

Dull dijo...

"miente un poco en cada ocasión y tendras una buena canción" es lo que nos dice Santiago Auserón (juan perro) en alguno de sus temas.
Creo que lo mismo aplica al escribir, aunque yo no le llamaria mentir, sino crear verdades alternativas, variantes de realidades mas comodas a nuestros deseos

... o algo asi.

Saludos!

Kix dijo...

Yo también ando un poco como tu, mi querido Lobote... :( Odio esta sensación. Yo recuerdo que a tí te gusta, debes estar loco.