lunes, 5 de enero de 2009

Segundo post del año o lo que debemos cuidar.

El Lobo dice...
Queridas lectoras y amables lectores, les deseo una magnífica semana llena de satisfacciones.
Este Post originalmente lo inicié el día dos de enero, ya había escrito algunos párrafos, los guardé y hoy no encontré nada de lo escrito, así que tendré que darle otro trato a las palabras.
Ya estoy hasta el tope de la incertidumbre, del miedo que los medios, correos cadena y demás formas de comunicación nos han contagiado. Hoy, a alguien muy cercano a mi le dieron las gracias en su trabajo, ni compensación ni nada por trabajar por honorarios, sin chamba y con hartas cosas que pagar, sentí muy feo, ayer platicábamos la posibilidad de que esto sucediera. Hoy lo confirmó y para mi sorpresa ella lo tomó con muy buena filosofía. Al final del día hay más posibilidades de hacer más cosas, y se llevó a sus hijos a cortarse el cabello y hacer juntos la tarea.
Lamentablemente creo todos hemos pasado por eso, y quienes no lo han experimentado, puedo asegurarles que es una amarga experiencia de autoconocimiento, pero mucho muy enriquecedora. Recordé el aceite de hígado de bacalao.
La cosa es que, sí es cierto que es duro quedarse sin trabajo, el año pasado pasé por algo así, y a mediados del año pasado nuevamente experimenté esa sensación. Sin embargo, después de esos tragos amargos, me sirvieron para enfrentarme una especie de Ego trip, a buscar otras opciones y gracias a Elena a principios de año y gracias a mi mismo al siguiente semestre, pude catalizar esa amargura en una nueva oportunidad.
Hoy vivo contento y extrañando a mi Lobito, pero sabiendo que gracias a esa nostalgia de estar con él, él puede comer, vestir y tuvo regalos en Navidad y Reyes, eso es la mayor satisfacción.
De hecho una cosa me está llevando a otra y hace unos momentos platiqué con mi querida 4L sobre la felicidad, de hecho concluyó que la felicidad es diferente para cada quien, y me encantaría agregar que lamentablemente nos hemos hecho a la idea que la felicidad es lo que los medios quieren que sea.
Para mi la felicidad no es un estado contínuo, pero sí que experimento constantemente, es una emoción que te hincha el pecho y hace que tengas ganas de llorar, de reir y gritar al mismo tiempo, de compartir ese júbilo que te llena y te hace dar gracias a Dios de estar vivo y sentir esa sensación.
Eso me pasa cuando veo a mi Lobito contento, o llorando y secar sus lágrimas y apapacharlo, cuando disfruto un nuevo alimento o un atardecer o un amanecer claro o nublado, cuando huelo a una mujer diferente, al ver la Luna o al leer un pasaje de un libro que me emocione o al saber que alguien ha leído lo que escribo, al tener un orgasmo largo y placentero o al despertar y recordar que tuve un sueño erótico con...
Eso para mi es la felicidad y pienso tenerla a bonches este año, pues por lo que a mi respecta la felicidad depende de cada uno de nosotros y entre más gente felíz exista sobre la faz de la tierra, la vida será más placentera para todos.
No soy Toño Esquinca, ni pretendo serlo, simplemente deseo que puedan experimentar esa alegría, ese regocijo, ese éxtasis mítico que te hace sentir que levitas y te acercas a tu creador.
Aullidos felices para ustedes.
P.S. Tampoco soy Bob Ross.

6 comentarios:

AndreaLP dijo...

¿Quién es el tal Esquinca? Porque a Bob Ross sí lo conozco, je.

Ya en serio, Lobo, creo que la felicidad depende de nosotros: de cada quién depende qué tan bien o mal nos sintamos porque como dicen "Cuando una puerta se cierra, otra se abre" y un despido, con todo lo que implica, puede ser una buena oportunidad para iniciar un negocio, utilizar nuestros talentos o simplemente para encontrar un mejor empleo. Al menos a mí así me ha pasado.

Y bueno, ya iremos viendo cómo va el 2009. Si nos cantan las golondrinas podría poner un changarro, no? O dedicarme al hogar y los hijos... no sé. Ya lo pensaré cuando me toque. Mientras, a disfrutar lo que tenemos.

Un gran abrazo y ánimo.

ShAdOw dijo...

Nunca me ha tocado experimentar el que me den las gracias y adios, por lo regular he sido yo la que al no dar un 100% doy las gracias y me voy, y creeme siempre ha sido para mejorar gracias a Dios.
Tambien a lo largo de mis años he aprendido a disfrutar de la felicidad y tambien de las tristezas, pues de cada una de ellas ha dejado un mensaje y un aprendizaje en mi vida.

Saludos...

Kix dijo...

Jajajaja!!! Toño Esquinca!! Bob Ross!!! Jajaja!! Te faltó mencionar a Mariano Osorio, mi querido Lobote...

Yo igualmente soy una persona harto feliz!!! :-D

Te mando un abrazote y al Lobito iguanas.

Hugo dijo...

Albricias, la felicidad debe ser constante pero no permanente mi hermano, así cuando llega podemos disfrutarla y valorarla. Te quiero, estoy muy orgulloso de todo lo que has crecido. Siempre serás alguien a quien seguir.

Enrique dijo...

Hola K'
Ser feliz, ¿qué se sabe de ello? Creo que entre más se racionaliza menos probable parece. Sin embargo, es la finalidad que vale, la única capaz de dar sentido.
Un abrazote y quedamos a la espera de unas frías sean en el lacustre altiplano o entre los caudales de los Chiapas. (Qué tal el referente etílicohidrogeográfico?)
Un abrazo.

AndreaLP dijo...

Ya te dejé una sugerencia de post en mi blog, eh. Y también puedes checar este link
http://cortedelosmilagros.blogspot.com/2009/01/christine-maggiore-1956-2008.html, sobre lo que platicamos el otro día.

Besos.