miércoles, 25 de abril de 2007

A MIS MUSAS

Para escribir hay que atreverse, es fácil si vas juntando una palabra tras otra y después otra más. No es necesaria, tal vez, si no un poco de inspiración. Recibir a las Musas como las diosas que son, y tratar de seducirlas, de mimarlas, de saber que estarán contigo una o más noches, que estarán contigo en los momentos menos esperados, diosas de formas efímeras y dulces, como el recuerdo de un beso recién dado.
Ahora me visitan y deseo dedicarles este pequeño tributo a ellas, pero especialmente a Clío, y también una sincera disculpa, la mereces y no tenías por qué haber recibido ese descuido.
Ahora que regresaron, se los agradezco. Las amo, y no sería nada sin sus caricias, sin sus suspiros en mi nuca, sin sus manos guiándome a precipicios de miedo y amor.

5 comentarios:

Paola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Paola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
beatriz jimenez dijo...

pues que te puedo decir solo que esta bien bonito y que ojala pueda seeguir leyendote y conociendo te ya que es todo un placer