jueves, 3 de abril de 2008

Lo extraordinario de la cotidianeidad

Estas semanas han sido por demás intensas, han permitido que este Lobo se explaye en una alegría casi continua y entienda con otra óptica la vida.
Creo que mi trabajo es ese, disfrutar la vida de manera en que esa experiencia se vaya compartiendo y produzca frutos, los cuales en mi caso son unas ganas locas de bailar, sonreír todo el tiempo y degustar suavemente lo que leo, juego, escucho, como y defeco. Aunque debo confesar que hay momentos difíciles, he decidido estar bien conmigo mismo y con todo el mundo.
Por supuesto que este blog es libre para que lo lean, lo comenten, lo recomienden. Al momento de plasmar las palabras me abandonan para ser sus palabars también. Así que todos son bienvenidos. (de hecho ese es mi lema ¿no?) pues qué más pidiera yo que ser leído.
En fin, hace un calor espantoso, mis calzoncillos se pegan a mi piel y traigo el interior de los muslos medio rozados, pero aun así, acalorado, con el calzón pegajoso y otras contrariedades, una sonrisa ilumina mi rostro y seguramente otra sonrisa surja en ustedes al leer estas palabras.
Gracias y les deseo un maravilloso jueves.
P.S.
Les debo el post de ayer, pero no sé por qué no quedó guardado.
Besos y aullidos

4 comentarios:

La Cortesana dijo...

Ojalá y dentro de poco incluyas en tus actividades disfrutables sesiones largas y sudorosas de sexo y erotismo

Kix dijo...

Madrese, al leerte juraría que es un síntoma inequívoco de haber tenido sexo intenso, mi Lobaxo consen!

¡Cuenta!

Cuatroletras dijo...

A mi me gusta la temporada de calor, puedo usar escotes, faldas, blusas trasparentes en fin.

Lastima que los hombre no puedan ír en bermudas a la oficina.

Por cierto, dice el centro meteorológico que esta será un año con el peor calor en 100 años, así que preparate... y talquito.

Un abrazo

FENIX dijo...

Éso es lo que le dá sabor a la vida... la alegría, aun que ande con los calzones pegados je je je !!!

siga siendo felíz mi querido lobo.

un abrazo.