martes, 13 de enero de 2009

Séptimo post del año o de Holas y Adioses

El Lobo dice...
Queridas lectoras, amables lectores:
Nuevamente me entrego a este espacio, para compartir un poco de lo que me parece interesante o incluso curioso. Es el caso que me encuentro recordando que hace un año estaba celebrando a San Sebastian en un pueblito al sur del Distrito Federal, recuerdo que hace un año más o menos ni siquiera pensaba en regresar al Ejército, hace un año dejé que los sueños regresaran a mi.
Hoy, celebraré a San Sebastian en Chiapa de Corzo, junto con los parachicos, ahora existe una remota posibilidad de regresar al Ejército, hoy los sueños son parte de mi vida cotidiana.
Pero a veces, cuando nos damos cuenta que la rueda de la fortuna ha dado un giro, o se ha movido un poco, contemplamos la vida desde otra perspectiva.
Ayer soñé con gente que hace mucho esta en otro plano, con mi bisabuelo Manuel, con mi abuelita Juanita, con mi Abuelo Polo mucho más jóven, con cabello y atlético como siempre. Me dio miedo, porque llegaban por mi Papá, venían por él.
Me asusté un poco, es verdad, durante la tarde hablé con mi Papá, por la mera necesidad de escucharlo y decirle que lo quiero y lo extraño, me preguntó cómo estaba mi cachorrito y cómo estaba yo. Me aconsejó y fue grato escucharlo, todavía está vivo y lúcido como para saber quien soy.
También en el transcurso del día me dieron una noticia de un fallecimiento y de una renuncia, ambos los sentí.

Hoy se puede sentir el miedo, pero debemos saber que a veces ese miedo nos impulsa a seguir adelante, a saltar bardas, a correr más allá de nuestras fuerzas. Aprovechemos este miedo que si ahora nos tiene clavados en nuestro lugar, si hacemos un esfuerzo extra, nos hará reaccionar y huir del depredador.
Miren que un Lobo sabe de lo que habla cuando ha perdido a tantos conejos.

Ahora bien, tengo nuevos lectores, he hecho nuevos amigos, he recorrido nuevos paisajes, hoy puedo ser un poco conejo, no siempre un Lobo, hoy decido, hoy leo, hoy comento en blogs hermanos, hoy sigo vivo, y lo seguiré estando hasta que ya no se pueda. Hoy vi cerca la muerte nuevamente y hoy también comprendí su necesaria presencia para seguir con vida.
Aullidos para ustedes.

3 comentarios:

Exenio dijo...

Híjole mi hermano, nunca me han gustado las despedidas, es más tampoco los famosos "cierres de ciclo", la vida es una sola no son pedacitos de tareas concluidas, es un gran todo, una gran tarea; por ello creo que es mejor decir "hasta luego" que... "adiós".

ShAdOw dijo...

Anteriormente me habia sorprendido la veracidad con que escribiste el post Escapes II de tu otro blog, conozco la milicia demasiado cerca y supe de que hablabas, pero según yo sé, no se puede entrar y salir de ella... o si??
Hay veces que los sueños son tanto o mas inquietantes que la realidad porque no es un hecho en sí... me alegra sirviera para decirle a tu padre cuanto le amas, yo haré lo propio.

Next!!!...

Hugo dijo...

Esperemos que la vida nos dé el tiempo suficiente como para poder dejar este plano de la mejor forma posible. Al igual que tú, uno de mis mayores miedos está más en las vidas ajenas, como bien dicen: uno como sea, y las criaturas?

decir te quiero una y otra vez es algo que debe repetirse constantemente, aprovechar al máximo, casi casi embriagarte de las personas.

Espero que la vida nos de el chance.

Te quiero y acompaño en preocupaciones.